Sombras chinescas: Efectos ópticos teatralizados

Las sombras chinescas, precedente del teatro de sombras, parten de un juego popular basado en un efecto óptico teatralizado.

aguila_originalarticleimage

Efecto que se consigue al interponer las manos u otros objetos entre una fuente de luz y una superficie clara, de manera que la posición y el movimiento de las manos proyecta sobre el espontáneo escenario, sombras que representan figuras estáticas o en movimiento. Establecen una de las más antiguas artes del teatro de títeres y marionetas.

Descubiertas quizá por el hombre primitivo frente al fuego de su caverna como un símbolo religioso, el juego infantil de las sombras chinescas, como recurso dramático y espectáculo de origen mágico, desarrollaron en Oriente disímiles ejemplos de teatro de sombras, a partir de varios tipos de títeres de varilla, principalmente, y otras dramatizaciones con títeres de sombra y títeres de cuerda o marionetas.

Un único artista suele manipular las grandes siluetas, además de interpretar la banda sonora: voces e instrumentos. El carácter ceremonial, además de su obvia función de espectáculo, queda manifiesto por la duración del mismo, toda la noche. Entretanto, los asistentes van y vienen, comen, dormitan, no importa que se pierdan parte del espectáculo pues se saben de memoria su argumento.

Las sombras chinescas pueden considerarse como uno de los primeros logros para reproducir el movimiento sobre una pantalla, y ser por tanto un remoto antecedente del cine.

Busquedas relacionadas:

  • factores para favorecer la memoria a largo plazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*